domingo, 22 de febrero de 2009

BIX BEIDERBECKE (Cornetista)


Durante las últimas semnas estando de vacaciones, volví a leer algunas páginas del libro All What Jazz de Philip Larkin,crítico de jazz inglés, el que considera solamente jazz al período de New Orleans. El dice la característica más original de ese estilo de jazz era el uso de la improvisación colectiva. Que el jazz habìa sido fundamentalmente un arte popular, lleno de melodías que se podían silbar. Que lo maravilloso de aquella música eran las alegres síncopas que hacían que los pies empezaran a marcar el compás. De los músicos de jazz moderno, dice que Powell cultivaba un virtuosismo maníaco; que Thelonious daba la impresión de ser un actor cómico. De Coltrane señala que fue el primero en hacer del jazz una música desagradable. De Parker decía que era sólo ruido y emitidos a una gran velocidad. Todos mis ídolos por el suelo. Entonces decidí revisar mi visión sobre el jazz, y dediqué parte del tiempo a escuchar jazz de New Orleans. He rescatado de esta revisión un gran músico León Bix Beiderbecke. Nació en Davenport el 10 de Marzo de 1903, su referente musical fue el cornetista Nick LaRocca. La primera gran banda de Beiderbecke fueron los "Wolverines". El sonido de la corneta de Bix era realmente hermoso. Las mejores grabaciones de Bix fueron con el saxofonista Frank Trumbauer. Lamentablemente la afición de Beiderbecke por la bebida lo llevó muy joven a morir de una neumonía y acompañada de delirium trémens, en Nueva York, el 6 de Agosto de 1931, cuando tenía tan solo veintiocho años.







10 comentarios:

solojazz dijo...

Hola Hector: Interesante entrada, los comentarios tenderían al infinito, pero me parece una agradable coincidencia que estoy también escuchando una colección de Jazz del Smithsonian (Classic Jazz se llama) que conseguí por internet, para ver que rescato. Lo hago llevándome por el propio gusto y ahorita mismo estoy escojiendo "Singin' the blues" de Trumbauer y ya lo hice con una versión del "Mapple leaf" de Jelly Roll Morton y "Cake Walkin" versión de "Red Onion Jazz Babbles" (baile especie de "trencito" que parece que fue llevado de Cuba (donde la élite de la época participaba con la servidumbre en sus fiestas privadas) a Nueva Orleans, donde se popularizó.

No he leído el libro que mencionas, pero por lo que comentas, su hipotesis es clara pero los hechos sustentados para soportarla no le erosionan ni los pies a los ídolos citados. En todo caso, en mi modesta opinión el problema está en el "what" del Título del libro. Prefiero el "that".

Un abrazo Hector

lisebe dijo...

Mi querido Hector:

Ultimanete no tengo mucho tiempo, pero paso para decirte que pases po mi blog lisebe que tienes que recoger dos premios.

Después te leo con más tranquilidad.

Muchíiiiiisimos besoss

Dr.Krapp dijo...

Dos cosas: Me alegro muchísimo de verte de nuevo y segunda felicitarte por la elección de esta entrada y si me premites la inmodestia te remito a una mía anterior en Sinfonía azul:
http://sinfoniazul.blogspot.com/2008/08/creadores-de-dulzura.html

Las opiniones de ese crítico que creo que además es un gran escritor son muy respetables y están en la línea de algunos críticos europeos como Hugues Pannasie.

Troglo Jones dijo...

Bueno, cada cual tiene su opinión. Parece que al menos Bix pone de acuerdo a casi todo el mundo. Una pena que no hayamos disfrutado más de él.

Salud.

Hector Aguilera S. dijo...

Armando, la verdad que he redescubierto a varios muy buenos músicos del Jazz de New Orleans, entre otros a Fran Trumbauer.
Saludos,

Hector Aguilera S. dijo...

Hola Dr. Krapp, después de tres semanas de vacaciones he vuelto con una visión más amplia de la música de jazz. Ya habrá tiempo para que comentemos a medida de lo que vayamas subiendo.
Por supuesto que ya revisé la entrada de tu sitio en el que cuentas algunas cosas relacionada con Biederbecke y Fran Trumbauer.
Saludos cordiales,

Félix dijo...

Pero qué cortas son las vacaciones y cuánta envidia nos has hecho sentir. Esperaremos pacientemente a que llegue nuestro verano para devolver la pelota.
Un saludo.

ESTHER dijo...

Hola Hector, qué tal tus vacaciones?

Aquí mi aportación.

Bix murió a los veintiocho años no sólo de neumonía y alcoholismo, también de desilusión y equivocaciones. Bix tenía una desazón interior que lo conduciría a la autodestrucción y a la muerte prematura. Cierta vez le confesó a su amigo Pee Wee Russell que se consideraba a sí mismo poco menos que un "degenerado musical". Bix amaba el jazz por sobre todas las cosas.

Veo que todos nosotros también amamos el jazz.

También tengo el libro de Larkin, "All What Jazz. Escritos sobre jazz". Hay un capítulo dedicado a "El tipo del sombrero". Habla sobre la cuestión de los sombreros en los músicos. "Lucir un sombrero divertido es una muestra de perpetuación de la tradición del servilismo de los negros hacia los blancos... Me gustan los sombreros, y no paro de cambiármelos, afirma Archie Shepp..."

Besos y saludos.

Luis Antonio dijo...

Me alegro de volver a disfrutar de tus propuestas musicales y de tenerte de nuevo entre nosotros. Un cordial saludo

Hector Aguilera S. dijo...

Hola Luis Antonio, gracias por tu comentario, un saludo cordial.