martes, 14 de abril de 2009

JALEEL SHAW (Saxofonista)


Jaleel Shaw nació el 11 de Febrero de 1978, en Filadelfia, donde estudió con el saxofonista Rayburn Wright, Robert Landham, el jazz y el instructor Lovette Hines. Shaw, el saxofonista alto, es actualmente miembro del Cuarteto, Roy Haynes, y Charles Mingus Big Band. Jaleel asistió a la High School for Creative & Performing Arts y posteriormente trasladado y se graduó de George Washington High School. Al graduarse de la secundaria, recibió una beca de matrícula completa para el Berklee College of Music en Boston, Mass. Jaleel Berklee asistió durante cuatro años y obtuvo una doble licenciatura en Educación Musical y la ejecución en 2000. Mientras asistía a Berklee, recibió el premio Billboard, dos Premios Woodwind Departamento Presidente 1998,El Premio Estudiantil de Maestros, y The Boston Jazz Society Award (1999). Al graduarse de Berklee, recibió una beca para asistir a la Manhattan School of Music en Nueva York,donde recibió su maestría en Jazz Performance en mayo de 2002Ha realizado presentaciones en Australia, China, Londres, París, Italia, Finlandia, África, Escocia, Amsterdam, Austria, España y Portugal, así como muchas ciudades en los EE.UU. Jaleel se pueden escuchar en las grabaciones de la reciente Roy Haynes Cuarteto, Mingus Big Band, La Orquesta de O, La Count Basie Big Band, y Jeremy Pelt Quartet. Grabó su primer álbum “Perspectivas” en febrero de 2004. El CD fue lanzado en 2005 y fue proclamadao como uno de los mejores discos de debut de ese año por la revista All AboutJazz. En 2008, lanzó su propio sello discográfico Changu Records, en el que lanzó su segundo año de grabación "Optimismo"







7 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Voy a ser sincero amigo Hector, me abruman un poco tantos diplomas, graduaciones y demás; creo que condicionan el tipo de música que hace esta gente.
Buenos profesionales pero sin alma.
Muchos de ellos practican una música canónica y académica a no ser que entren en contacto con profesionales de la vieja escuela y les enseñeen como pensaban los viejos músicos de blues que la música no está en una partitura si no en el aire que respiramos. Saludos

Félix dijo...

Vaya, buena técnica.

Sin embargo, estoy de acuerdo con lo que escribió Dr. Krapp. Quizás lo esté escuchando con el prejuicio de haber leído su currículum antes de haber 'sentido' el alma con la que toca.

Hector Aguilera S. dijo...

Dr. Krapp, sin lugar a dudas los diplomas y los premios algo dicen, especialmente respecto de la calidad técnica e interpretativa, lo del alma es algo subjetivo, lo que a uno le gusta no necesariamente puede gustarle a otros. Lo que que llega al alma es algo íntimo de cada cual, y las personas lo perciben unos y otros de manera distinta o con distinta intensidad y emoción.
Coltrane, Cecil Taylor y otros del free-jazz, muy recocnocidos y premiados, no me llegan ni sacuden mi alma, pero sin duda deben sacudir el alma de muchos otros, y eso es algo personal que no se puede generalizar.
Saludos,

Hector Aguilera S. dijo...

Félix, como lo dije en la respuesta al Dr. Krapp, no podemos establecer éstandares para apreciar el arte. Lo que para tí es arte, puede que para otros no lo sea. Eso va a depender de tanto del alma del artista como la del espectador. (Es probables que si tu hicieses escuchar a una poblado muy rural de bajo nivel social y cultural, la música de Parker, Powell, Thelonious, Gillespie y otros, dirían esos músicos no tienen alma)
Saludos cordiales,

Troglo Jones dijo...

He oído hasta ahora poco de Jaleel. A veces apreciamos más a un músico autodidacta que a uno estudioso. Es, de alguna manera, un prejucio. No creo que la técnica estorbe a nadie, la forma de interpretar va por otro lado. Hay grandes técnicos que llegan y autodidactas que no.

Saludos.

Dr.Krapp dijo...

Sin embargo el jazz no es una música de cámara, nació en la calle, se desarrrolló en los clubs nocturnos y la mayoría de sus figuras no estudiaron en ningún conservatorio. Miles que podría ser una excepción, dejó sus estudios en el Julliard para "contaminarse" de los ambientes de la calle 52. No digo que la técnica sea algo negativo, lo que pienso es que la pérdida de frescura de esta música hoy en día puede tener que ver con ese exceso de academicismo.

Hector Aguilera S. dijo...

Troglo, estoy de acuerdo contigo, en definitiva lo que nos gusta es aquello que nos llega nos conmueve nos estremece, y esto depende también en parte importante de nosotros de nuestra sensibilidad.
Un abrazo y saludos cordiales.