viernes, 19 de junio de 2009

KENNY GARRETT (Saxofonista)


Kenny Garret, saxofonista alto, nació en Detroit, Michigan, en 1960. Antes de mudarse a Nueva York, trabajó para la Marcus Belgrave y la orquesta de Duke Ellington, dirigida por el hijo de Duke, Mercer Ellington. Algunos años más tarde se desempeñó en la orquesta de Mel Lewis, y también con el cuarteto de Dannie Richmond. Publicó algunos trabajos en solitario y fue un componente importante de la banda Out Of The Blue. Tras ese trabajo, Garrett se unió a la mítica banda de Miles Davis cuando éste aún vivía. Sus cinco años junto al trompetista le lanzaron a la fama y le pusieron en el punto de mira. A partir de ahí, su carrera ha incluido 11 álbumes como líder y numerosas nominaciones al premio Grammy. Durante su carrera, Kenny ha tocado con muchos grandes del jazz como Miles Davis, Freddie Hubbard, Woody Shaw, McCoy Tyner, Pharoah Sanders, Brian Blade, Bobby Hutcherson, Ron Carter, Elvin Jones, y Mulgrew Miller. Con sus cualidades técnicas y la bendición de Miles, estaba obligado a ser uno de los grandes, sin embargo el pronóstico se cumplió a medias. Aunque nadie discute el dominio de Garrett sobre el saxo alto, su obra ha sido algo errática. En la discografía del saxofonista hay discos que juguetean con el pop, como "Happy People", y viajes al lado más espiritual del jazz,como "Standard of Language" inspirados en John Coltrane, como también la influencia de la música de Asia, un aspecto que es especialmente notorio en la grabación de su 2006, “Más allá del Muro”.



9 comentarios:

Félix dijo...

Creo que se enfrenta al mismo problema que tienen hoy en día todos los instrumentista ¿el cómo lo hace? y ¿qué toca?, si la primera respuesta no tiene discusión, la segunda ofrece alguna duda, pero... ¡demonios! ¿acaso no le pasa lo mismo a la mayoría de los músicos?

Dr.Krapp dijo...

Como dice Félix el problema de la identidad musical es la clave de la música errática de esta gente que no tienen la sufiente fuerza intelectual como para enfrentarse solos a las circunstancias. Muertos todos los grandes les faltan guías musicales para decantarse por una u otra opción.

Hector Aguilera S. dijo...

Félix, creo que hoy es muy difícil para los diferentes músicos de jazz mantenerse fiel a los postulados y cánones que dejaron las grandes figuras del jazz. El jazz no vende lo suficiente como para sustentar a todos los instrumentistas del género, y estos tiene que vivir y eso los hace buscar caminos que probablemente lo hacen con resentimiento y desncanto.
Saludos,

Hector Aguilera S. dijo...

Dr. Krapp, no olvides que también alguos de los grandes también tomaron caminos en algún momento, que los alejó de sus principios y purismo con que tocaban dentro de sus estilo, Armstrong lo hizo en varias oportunidades, Miles, tocó jazz-rock, regae, hip-ho, declaró (en su autobiografía) ser admirador del músico rockero Prince, Charlie Parker, para poder vivir tocó con un orquesta de cuerdas en la que hizo varias grabaciones, actuaciones las cuales el detestó profundamente, etc. Dr.Krapp, como dice el dicho "la necesidad tiene cara de hereje"
Un saludo cordial,

Dr.Krapp dijo...

Por lo que yo sé, Charlie Parker insistió mucho en hacer ese disco con la orquesta de cuerda y nunca se arrepintió de haberlo hecho, incluso Gary Giddins sostiene que Bird lo consideraba su mejor disco.
No hay estilos absolutamente puros ya que entonces se terminaría por repetir viejas formas de forma maniática.
Los músicos de cualquier género, incluso los grandes clásicos, Beethoven, Mozart o Bach, se impregnan de la música de su tiempo incluso de la que aparentemente es más comercial.

Hector Aguilera S. dijo...

Dr.Krapp, sin ánimo de polemizar, sólo citar a lo que Ted Gioia señala en su libro: "en comparación, el trabajo de Parker con orquesta de cuerdas, supervisado por Granz,(lo está comparando con un trabajo de Gillespies con la orquesta de Roy Eldrige) resulta desigual en el mejor de los casos. En realidad no toda la culpa es de Granz". pag 307"A diferencia de Ellington, para el que la composición, losarreglos y la dirección de orquesta eran ámbitos de apasionado interés, Parker tendía a delegar estas tareas en otros y solo aparecía para tocar.En sus proyectos con orquesta de cuerdas recurrió a arreglistas subcontratados, con mediocres resultados. Pero a fin de cuentas, "Bird with strings" como finalmente fueron concidos estos trabajos) nunca estuvo de cerca de hacer realidad las aspiraciones de Parker de crear jazz moderno a una escala mayor. El jazz hubo de conformarse con un refinamiento vacío e insignificante
Saludos,

Dr.Krapp dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con la opinión de Goia sobre la calidad desigual de ese disco, Hector. Lo que decía es que según los biógrafos, Parker no quedó insatisfecho de ese disco después de hacerlo, incluso eso se refleja en la película de Clint Eastwood.
Nuestras posibles minipolémicas siempre serán enriquecedoras para ambos, estoy seguro.

Hector Aguilera S. dijo...

Dr. Krapp, siempre es un agrado para mí recibir tus opiniones y tus comentarios, aun cuando en algunas oportunidades no coincidamos en nuestras apreciaciones.
Saludos,

Félix dijo...

¡Demonios!, falto en esta discusión tan suculenta y es que no me negaréis que es necesario tomar en consideración cómo cambió la vida de algunos músicos con el desarrollo de la industria discográfica.
Héctor no des por terminado el asunto que se pueden sacar más conclusiones, incluso más allá de lo que nos cuentan nuestros autores favoritos.