sábado, 6 de diciembre de 2008

DJANGO REINHARDT (guitarrista y compositor)


Vuelvo a subir Django Reinhardt, gran guitarrista de jazz que influyó inmensamente en los músicos contempóraneos y posteriores a él, en la forma y estilo de ejecutar la guitarra en el jazz. Pero en esta oportunidad les voy a narrar algunas anécdotas de este genial músico, que retratan de alguna forma su curiosa y original personalidad.
Entre las anécdotas que se cuentan, se narra la siguiente: Una dama de la sociedad parisina más connotada, acostumbraba a dar grandes veladas, amenizadas por músicos afamados. En una oportunidad los invitados fueron Andrés Segovia y Django, habían pasado un par de horas desde que Segovia terminara su actuación y se esperaba la llegada de Django, finalmente apareció pero sin su guitarra. Se le solicitó a Segovia que facilitara la suya, pero el maestro se negó. Hubo que salir en busca de una, y Django tuvo que tocar con un instrumento de mala calidad, al finalizar la actuación Andrés Segovia preguntó a Django como podría podría conseguir esa música, refiriéndose a las partituras, Django riéndose le contestó, que en ningún sitio, esa música estaba en mi cabeza ya que ha sido una improvisación. Django no sabía leer ni escribir, por lo tanto no podía escribir partituras de música.
Con respecto a la guitarra que tocaba Django era una Selmer, instrumento que diseñó a su medida el gran lutier italiano Maccaferri y que probablemente sin saberlo fabricó la primera guitarra de jazz.
En 1946 viajó a Estados Unidos invitado especialmente por Duke Ellington para tocar en su orquesta. Se cuenta que en una de las actuaciones de esta gira dejó plantado al mismísimo Duke. Cuando se dirigía al teatro pasó frente a un salón de billares, juego del que era gran aficionado y muy diestro, tanto se entusiasmó con el billar que olvidó la cita con el compromiso con Ellington, llegando a la actuación cuando ésta había empezado.
En 1948 dió unos conciertos con Dizzy Gillespie, Django había asimilado la evolución del jazz hacia el bebop. Un tiempo después se volvió a su ciudad natal de Liverchies, Bélgica, dedicándose los últimos años de vida a sus aficiones por la pesca y a la pintura. De forma accidental e imprevista y debido a un terrible golpe, se le produjo una hemorragia cerebral que terminó con su vida en 1953 a los 43 años de edad.























PINTURAS DE DJANGO





15 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Te felicito por atreverte a contar cosas de uno de los más grandes, el único músico europeo que es tratado con detenimiento en las historias del jazz hechas por norteamericanos y él único al que se le deja participar de la mítica heroica del género.

Hector Aguilera S. dijo...

dr.krapp, es cierto lo que señalas, creo que habria sido una infinita injusticia que la historia del jazz no hubiese dado la debida importancia a tan relevante músico. He sido y sigo siendo desde mi adolescencia admirador de Django. Creo que pocas personas en el mundo habrían podido superarlo que Django superó, su origen gitano, raza perseguida y vilipendiada a estos días,su analfabetismo y por último no ser norteamericano. No es poco, ¿verdad?
saludos cordiales

Luis Antonio PÉREZ CERRA dijo...

He escuchado todas las propuestas con auténtico placer. Este es mi comentario

Hector Aguilera S. dijo...

Luis Antonio, me alegro que la música que elegí de Django, te gustara.
Saludos,

Félix dijo...

Mira que me gustan Ellington y Django, pero ese encuentro no dio el resultado esperado, al menos en lo que ha quedado registrado en los "Chicago Concerts". Otra cosa son las grabaciones con músicos americanos, lástima que no haya muchas.

ESTHER dijo...

Hola Hector,

o sea que Django murió joven, de una hemorragia cerebral accidental, y no de drogas, alcohol o tristezas varias. Vaya.

No le he seguido mucho la pista a Reinhardt. Y me gustaría hacerlo. Lo único que me ocurre a mi con Django es que todos sus discos me suenan parecidos. Pero será porque no he profundizado lo suficiente.

BESO.

lisebe dijo...

Que interesantes anecdotas, me ha gustado esta biografía, pero lo dicho los grandes siempre mueren muy jóvenes, 43 años ya vés.

Hector como siempre es un placer aprender contigo.

Muchos besoss

Hector Aguilera S. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hector Aguilera S. dijo...

Esther, es posible que suenen parecido algunos temas. VoyA poner más atención al escucharlos nuevamente.
Saludos y un beso

Hector Aguilera S. dijo...

Félix, yo sé que Django es un músico de tu agrado. Recuerdo que en uno de tus comentarios en alguna entrada de mi blog, me dijiste que más adelante hablaríamos de este músico.
He subido estas anécdotas, a ver si te motivas a comentar algo.
Un abrazo

Hector Aguilera S. dijo...

Lisebe, como siempre tan positiva y motivadora con tus comentarios.
Gracias como siempre y un gran beso.

Dr.Krapp dijo...

Al hablar de Django, hay que tner muy en cuenta los problemas técnicos de la época. Django tocaba con una guitarra acústica y este instrumento tendía a quedar difuminado en aquellas grabaciones de los 30 y más cuando estaba acompañado por el sonido nítido del violín de Grappelli. Estoy seguro que si se hiciera una limpieza de las pistas se descubriría, al igual que en un fresco de Leonardo, matices que ahora se nos escapan con esos sonidos tan opacos.

Hector Aguilera S. dijo...

Dr krapp, tienes toda la razón, es muy probable que el sonido de la guitarra de Django mejoraría notablemente con una mejor tecnología de grabación.

Soportándome dijo...

Adoro Django. Tenía unas amigas lesnbianas que vivían el Albayzib, un barrio morisco preciso de Granada en sus maravillosas cenas siempre estaba él. Menudos recuerdos me ha traido esta entrada. SAludos!

Hector Aguilera S. dijo...

Soportándome, gracias por tu comentario y visitar mi blog.
Saludos cordiales