lunes, 21 de noviembre de 2011

EL PROBLEMA DEL JAZZ

Hace un par de semanas leí un artículo publicado en el periódico El Mercurio, el mas importante de mi país, escrito por un crítico de jazz, que lo tituló "El problema del jazz". Reproduciré algunos de los párrafos que me parecieron más interesantes: "El problema del jazz es que ya no tiene nada que decir. Los músicos tienen que tocar melodías comerciales, de las muy malas, para ganarse la vida, y declarar a mí me gusta toda la música."El jazz está aburrido de si mismo. En una revista inglesa dedicada a los músicos sobrevalorados a algunos que no lo merecían y por el contrario a otros los infravaloraba inmerecidamente". "Sucede que los músicos jóvenes, tienen una técnica magnífica, aprendida uniformemente en las mejores escuelas, y también un gran talento. Lo poco que tienen es algo nuevo que decir." "La premisa es que, aparte de Charlie Parker, músico inimitable cuyo símil parece que no volverá a nacer, John Coltrane, tal vez Miles Davis, Louis Armstrong, Duke y, en fin, otros 100 o más de los 100.000 músicos de jazz, pretéritos y principalmente actuales, la improvisación se ha esterilizado. Aplicando estadísticas meramente conjeturales, cabe afirmar que el 75 por ciento de los músicos de jazz son de relleno". Los días que han seguido después de esta lectura, me he dedicado a escuchar jazz muy tradicional, he comenzado a darme cuenta, un poco tarde quizás, que grandes y que buen jazz hicieron los músicos de New Orleans. Creo que me quedé muy pegado con el jazz que mayoritaritariamente escuché en mi adolescencia, edad en la que me inicié en mi afición por el jazz, época en que predominaba los estilos bop, cool jazz y hard-bop.

28 comentarios:

kuto dijo...

¿No será que hay una crisis de inventiva en todos los campos del ARTE y no solo en el campo del Jazz?.

Interesante post. Un abrazo

Sergio dijo...

Buenísima reflexión sobre el jazz y su complejidad, quizá por eso me resulte difícil ir más allá de los 60s, salvo alguna honrosa excepción.

juanmerkader dijo...

la crisis de valores es global y en todos los ámbitos de la vida, las artes y la música no están en una burbuja y también tiene su crisis, pero si hay un arte flexible, libre, sinuoso que ha sabido adaptarse a todos los tiempos ese es el jazz, así que tranquilos que tenemos jazz para rato. Si te apetece mi blog es Jazzplay http://juanmerkader-jazzplay.blogspot.com saludos desde España.

Hector Aguilera S. dijo...

Kuto, es muy probable que esté sucediendo lo que señalas, pero me pareceré ese momento que vivió la música de jazz, entre los años 40 y 70, había una gran cantidad de muy connotados músicos tocando en distintos lugares del mundo. Actualmente, hay uno que otro músico que hace noticia. Me da la impresión que el jazz no es atractivo para los empresarios de locales y clubes donde antes se tocaba jazz. Incluso sellos grabadores de musica exclusivamente de jazz, desaparecieron.
Un saludo cordial

Hector Aguilera S. dijo...

Sergio, gracias por tus comentarios y visita a este blog. Eres bienvenido.
Saludos

Hector Aguilera S. dijo...

Juanmerkader, en realidad tú y Kuto tienen razón, estamos inmerso en una sociedad global, muy superficial y hedonista. Como profesor me he podido dar cuenta de lo pobre que culturalmente es nuestra juventud. No leen, y casi no conocen a los grandes escritores, músicos, pintores y todo aquello que tiene que ver con algo mas espiritual. Pero se manejan de manera increíble con la tecnología y se alimentan e informan atravez de las redes sociales.
Saludos.

kike dijo...

Hola Héctor,

leí el artículo y me pareció una visión unilateral del fenómeno. El autor sólo hace referencia al jazz de la correinte principal o meanstrem, donde sí hay una crisis de creatividad y frescor en la propuesta musical.Pero, afortunadamente, existe otra visión que el autor desconoce. El jazz más subterráneo. Desconoce por ejemplo la rica escena de Chicago, esa heredada de Fred Anderson, la que vive gracias a la figura de Ken Vandermark. No se habla de la escena europea, esa de la resistencia, alemana: Schlippenbach, Brotzmann etc; francesa: Louis Sclavis; la italiana encabezada por Enrico Rava, Paolo Fresu, Pieronunzi, etc. Nunca ha estado tan viva, la sonoridad en los nuevos músicos tan distinta, esa donde en encuentra en el sello de Eicher americanos y europeos etc. No será que el autor debió informarse de mejor forma antes de legitimar el añejo: El jazz está muerto o que el jazz huele mal?

Esther dijo...

Pienso que hay grandes músicos y mucho que decir. El problema del jazz no existe. Existe el individuo. A él corresponde el expresarse con autenticidad, sin falsedades, ni copiando lo anterior. Archie Shepp ha mostrado su independencia y su creatividad. Joachim Kühn también. Los nuevos tiempos con tanta tele, móvil, internet han castrado la creatividad, somos auténticos robots y esclavos de las tecnologías. Yo, como fotógrafa, en las pruebas de sonido de los músicos veo que no se desprenden de sus móviles y están practicando minutos antes de un concierto con el móvil en la mano. Es chocante. Así es imposible mostrar tu alma, expresarte por medio de la música. Veo a músicos que están deseando que acabe su propio concierto para ver el partido de fútbol o de tenis. Los tiempos modernos no son ideales para la creatividad, para el desarrollo personal, para expresar nuestra alma.

Un gran abrazo, Héctor.

Armando dijo...

Exagera mucho el crítico, Héctor. Creo que Esther tiene razón, aunque escuchando los blues que colgaste quisiera dársela a él.

Un saludo cordial.

Dr.Krapp dijo...

El contenido del artículo es unilateral por que está pensado desde una perspectiva puramente norteamericana. Estoy de acuerdo en lo que dice Kike y añado más ¿alguien se ha pensado a pensar en el gran jazz que se está haciendo en África, o los intentos de fusionar el jazz con otros estilos autóctonos?
Yo me aficioné al jazz escuchando a Duke, Goodman y un poco a Coltrane pero siempre he sabido que eso solo era una estación del camino y que antes y después de ellos ha habido jazz.
No, afortunadamente no hay que estudiar en Berklee para hacer jazz. Tampoco hay que saberse al dedillo todos los standards americanos como una cotorra. Se necesita algo más: una actitud, una forma de entender la música sin dogmatismo, reutilizando todo lo que te da el entorno y llevarlo a tu terreno.
Puro ecologismo, lejos de los cementerios de vacas sagradas que tanto gustan a los puristas y a los conservatorios.

Manu Grooveman dijo...

Qué interesante reflexión planteas Héctor!

Como aprendiz aficionado, creo que la respuesta puede estar en los orígenes.

No estoy muy al tanto del jazz actual, ni sé de escuelas, corrientes, músicos etc. Eso sí, voy a muchos conciertos de jazz y la mayoría por no decir un 100% se centra en el jazz posterior al bop, siendo el free o el hard bop las corrientes más habituales con las que me encuentro.

Es decir, coincido con Dr Krapp, en que el futuro puede estar en mirar otros continentes y en la fusión, pero yo creo que también hay que bucear en las raíces para encontrar inspiración...

En mi modesta opinión...

Saludos

Nicolás Peña dijo...

Me parece que todos le deberíamos grabar algunas cosillas (mejor le enviamos algunos links para que se baje música de internet) al que escribió esa nota en el Mercurio, esto para que pueda ampliar un poco su perspectiva. De entrada se nota que no está actualizado con todas las nuevas alternativas que tiene el jazz y con dificultad llega a los años 70. Lo que sí es cierto y lo sostengo siempre, es que el jazz carece de un liderazgo que pueda señalar “el nuevo rumbo” un rumbo que rompa con establecido.

Hector Aguilera S. dijo...

Kike, concuerdo contigo en que la visión del autor de articulo en cuestión, es un tanto sesgada. No obstante, debemos reconocer que el jazz, al igual que en otras manifestaciones del arte, tuvo su periodo de gloria. Nunca mas hemos tenido tocando, a tantos y tan extraordinarios músicos en un mismo momento del tiempo. Lo mismo ha pasado con la música clásica, la pintura, etc., me atrevería a decir que el arte en general. A medida que el mundo se ha desarrollado económicamente, nos hemos puesto mas materialistas y menos espirituales, y el arte es una manifestación del alma (espíritu).
Saludos,

Hector Aguilera S. dijo...

Querida Esther, tienes mucha razón al señalar que todo este desarrollo tecnológico, tiene esclavizada a la población mundial. Las personas van por la vida como enajenados, con sus aparatos electrónicos, actuando casi como un apéndice del equipo. Me pregunto ¿Como puede haber arte en este entorno?. Difícil tarea.
Un gran abrazo y beso

Hector Aguilera S. dijo...

Armando, mas que exagerar, creo que el articulista es muy parcial en su comentario. Por lo demás, en materia de arte, el juicio es muy subjetivo. Lo que a ti te parece bueno, puede que para mi sea una porquería.
Una abrazo

Hector Aguilera S. dijo...

Dr.Krapp, en general concuerdo con lo que señalas. Sin embargo hay momentos en que algunos músicos de jazz, que necesariamente tuvieron que emigrar del jazz, de sus bases sus raíces, para poder seguir sobreviviendo. Te confieso que ese periodo de Miles y su banda electrónica, cuando incursiono en el jazz-rock, en el Hip-hop, y otras cosas, no me gusta. Como tampoco me gusta lo que ha hecho el pianista Cecilia Taylor, Sun Ra, y otros por el,estilo. Algo de esto señala también el articulista en cuestión.
Un cordial saludo

Hector Aguilera S. dijo...

Manu Grooveman, un agrado tenerte en este sitio. Rescato algo muy importante de tu comentario, "creo que tambien hay que bucear en las raíces para encontrar inspiración". Esto es muy sabio y es lo determinante. Por esa razón subí a esos músicos de New Orleans, lugar donde sugieron las raíces del jazz.
Tanto es así, que a mi amigo Armando, como puedes leer en su comentario, lo dejo dudoso.
Un cordial saludo

Hector Aguilera S. dijo...

Hola Nicolas Peña, el problema, por lo menos para mi, es si esas nuevas alternativas que tu señalas que tiene el jazz, es realmente jazz.
Un cordial saludo

jesus dijo...

hay un jazz (o mejor, una forma de hacerlo o imitarlo) que huele a podrido, a aburrimiento academmicista, a imitacion simplona, a pose, a intereses de promotyores, discograficas, escuelas de musica....
afortunadamente ese solo es el escaparte del jazz. el/ese jazz sigue vivo y goza de buena salud aunque quiza no de buena rentabilidad. kike dr o esther entre otros creo que dan poistas ams interesntes que las de ese sesudo analista (con tods seguridad necesitado de llenar unos din a 4).

Nicolás Peña dijo...

Héctor...¿qué es el jazz?

Troglo Jones dijo...

Es como decir que el arte en general ya no tiene nada que decir ni nada nuevo que aportar. El problema, a mi entender, no es la música, es el negocio de la música. Son dos cosas muy diferentes y a veces se nos olvida analizar las cosas en su contexto.

Salud.

Troglo Jones dijo...

Por cierto, Héctor, ahí te va un clip con la aparición de Cannonnball Adderley en "Kung Fu". Al loro, que el otro es José Feliciano.

http://www.youtube.com/watch?v=kmr9SgTlbrw

Salud.

Hector Aguilera S. dijo...

Jesús, puede que el jazz goce de buena salud, pero lo que yo sostengo es que ha perdido la relevancia como genero musical. ¿Cuanto es el jazz que se escucha en locales y clubes de jazz? Muchas bandas de jazz deben tocar musica comercial para poder sobrevivir. El jazz es musica para una élite culta, refinada. No es una musica de multitudes como el rock, el reggae, el Hip hop, etc. El hecho de que sea musica de minorías, la hace poco rentable para sellos grabadores y locales para presentaciones.
Saludos.

Hector Aguilera S. dijo...

Jesús, es muy probable que el jazz siga muy vivo, y sigue teniendo como expresión musical mucha validez, pero también necesita tener presencia, en locales, salas de concierto y discografía. El jazz creo, ha perdido presencia, porque no han surgido genios como Parker, Armstrong, Miles, Powell, Monk, Coltrane, etc. Los consumidores de musica son mayoritariamente los jóvenes. Estos no compran jazz, por lo tanto, la difusión de esta musica ha decrecido en el tiempo. Ello, los jóvenes, prefieren el Rock, el Hip-Hop, el Regae, etc. Creo que en general,todas las expresiones artísticas han perdido relevancia, y ello debido ha que estamos inmersos en un mundo extremadamente materialista.
Saludos

Hector Aguilera S. dijo...

Nicolas, el jazz es un lenguaje musical, libre espontáneo . Un músico interpreta una partitura de un tema, pero en una parte de ella tiene la libertad de interpretarla sin sujeción a lo escrito por su autor, es decir improvisa sobre los acorde del tema. Y es en esta parte donde se ve la creatividad de los músicos. Por otra parte, el jazz es uno de los escasos géneros musicales que ha influenciado y, a su vez, ha permitido influencias de otras músicas. Ej. Jazz Rock, Soul jazz, jazz gitano, jazz flamenco, jazz guachaca, jazz hindú, jazz bossa, y probablemente muchos otros estilos de jazz.
Un cordial saludo

Hector Aguilera S. dijo...

Troglo, comparto en gran parte tu comentario. Efectivamente, lo que no es negocio no sale a la superficie, por lo tanto se desconoce, esta creo es una de la principales razones por la que el jazz aparece como en decadencia.
Saludos cordiales

Nicolás Peña dijo...

Perdón Héctor que vuelva a comentar. Estoy totalmente de acuerdo con la definición que planteas. Sin embargo en la misma entran varios músicos y varias obras que no son consideradas como jazz. Como ejemplo nombro unos cuantos que sacan ronchas a muchos:
Richard Bona, John McLaughlin, George Benson, Pat Metheny, Mike Stern, Terri Lyne Carrington, Tal Wilkenfeld, Stanley Clarke, etc,etc,etc. (y por supuesto casí toda la música de Miles post 70 que contiene todas las características que mencionas en tu definición)

Hector Aguilera S. dijo...

Nicolas, creo que en los músicos que has puesto por ejemplos, y en muchos otros, se han apartado en algunos momentos de su carrera, de las raíces del jazz, "el blues, los negro spiritual, las work-songs, el rag-time, etc." Creo también que estos músicos, se han inclinado por un camino mas comercial, lo que no es criticable. Han habido varios muy buenos jazzistas, que por razones económicas y para sobrevivir, han tenido que tocar muchas veces, musica que tiene poco de jazz, por no decir nada.
He visto carátulas de álbumes de jazz, donde aparecen estupendas mujeres surffeando, esto para hacerlo mas atractivos e intentar atraer a los jóvenes a su adquisición.
Un cordial saludo